Promotores del crecimiento

Con el fin de garantizar una producción constante y segura de ganado por el ser humano, es necesario garantizar el suministro y la absorción de nutrientes. El proceso por el que los nutrientes son absorbidos se describe a continuación a grosso modo:

  • El alimento es masticado y ensalivado en la boca e ingerido.
  • El bolo alimenticio es digerido por los ácidos del estómago y se prepara para seguir su camino por el tracto digestivo. En el caso de los rumiantes actúan las bacterias y protozoos del rumen, de manera que los rumiantes también pueden hacer uso de la fibra bruta presente en el alimento.
  • En el intestino delgado y el colon, los nutrientes se lixivian usando enzimas y son modificados para que puedan atravesar la pared intestinal. Aquí también es absorbida el agua.

Los promotores del crecimiento fueron concebidos para mejorar la capacidad del animal para absorber los nutrientes a través del tracto intestinal y el estómago con el fin de promover el crecimiento y la salud.

En el intestino tienen lugar procesos complejos que permiten que el animal pueda absorber los nutrientes de la dieta. Una variedad de organismos microscópicos, los llamados flora intestinal, están implicados en diversos procesos metabólicos tales como la formación de vitaminas y ácidos grasos de cadena corta. Además, los microorganismos protegen contra patógenos. La composición de la flora intestinal es diferente, dependiendo de las especies, la dieta, la edad, las condiciones ambientales, el estrés, etc.

La función de los promotores del crecimiento es inhibir bacterias y hongos indeseables en el rumen y / o en el intestino. Por otro lado promueven organismos beneficiosos tales como las bacterias acido lácticas. Los promotores del crecimiento refuerzan la absorción de nutrientes, por lo que la cantidad de alimento necesaria para el crecimiento animal será menor. Esto no sólo tiene efectos positivos económicamente, sino también ecológicos: hay menos nutrientes desechados a través de los excrementos (especialmente nitrógeno y fósforo).

Los antibióticos promotores del crecimiento son aquellos que se añaden al alimento en pequeñas cantidades (100 mg / kg de pienso). Los siguientes antibióticos promotores del crecimiento estuvieron durante muchos años permitidos en la UE y en Alemania:

Salinomicina sódica (Salocin): para lechones y cerdos
Avilamicina: para lechones, cerdos de engorde
Flavofosfolipol (flavomicina): para gallinas ponedoras, pavos, lechones, cerdos, terneros, ganado de engorde
Monensina de sodio: para bovino de engorde

Desde el 31.12.2005 está completamente prohibido el uso de antibióticos promotores del crecimiento como aditivos para piensos en la UE, ya que se cree que son en parte culpables del desarrollo de resistencia de las bacterias a antibióticos. Dichos antibióticos son utilizados terapéuticamente, es decir, para el tratamiento de enfermedades tanto en medicina humana como animal. A nivel mundial, todavía se pueden encontrar en muchos países el uso de antibióticos promotores del crecimiento como procedimiento estándar.

En cerdos y aves de corral los antibióticos promotores del crecimiento actúan en los intestinos, mientras que en rumiantes actúan principalmente en el rumen. Es importante señalar que no deben eliminar todos los gérmenes por completo. Como ya se ha indicado en el tracto digestivo habitan también muchos microrganimos beneficiosos y necesarios, por lo que su eliminación daría lugar a una fuerte indigestión. Los antibióticos promotores del crecimiento influyen en la composición de la flora intestinal o del rumen. Inhiben por ejemplo organismos patógenos y reducen su número en el estómago - tracto intestinal.

Tras la prohibición de los antibióticos promotores del crecimiento en la UE empezaron a surgir alternativas como, por ejemplo, ingredientes activos naturales que tienen efectos similares, pero un modo de acción ligeramente diferente. Los aceites esenciales como el aceite de orégano de DOSTOFARM estimula el apetito a través de su aroma, favoreciendo así el consumo de alimento, y en su composición natural se encuentran diversos polifenoles que tienen efectos antimicrobianos naturales. Por lo tanto influyen en los procesos del intestino combatiendo e inhibiendo microbios intestinales patógenos. Sin embargo, su acción no siempre alcanza el nivel de los promotores antibióticos, pero a largo plazo se observar efectos positivos en cerdos, aves de corral y el ganado. En animales jóvenes tales como terneros y lechones ingredientes naturales como los DOSTO-Productos previenen y mitigan problemas digestivos.