Histomoniasis

La enfermedad de la cabeza negra o histomoniasis es una enfermedad infecciosa en los pavos y gallináceas. En la literatura encontramos una amplia variedad de nombres alternativos para esta enfermedad, por ejemplo: la enfermedad de la espinilla, histomoniasis,  Typhlohepatitis (infecciosa) o enterohepatitis y tiflitis. La primera descripción de la enfermedad fue hecha en 1895 por el parasitólogo Theobald Smith sobre muestras recogidas en el año anterior. El agente causante de la enfermedad de la cabeza negra es el parásito flagelado Histomonas meleagridis.

En el caso de los pavos la histomoniasis produce una enfermedad grave, en la cual el ciego y el hígado del huésped son dañados severamente. La morbilidad y la mortalidad en las aves infectadas es extremadamente alta. Los síntomas típicos de la histomoniasis son bastante inespecíficos, los animales infectados muestran un comportamiento apático, ojos cerrados, movimientos extraños al andar y respiración dificultosa. En los pavos las heces tienen aspecto amarillo debido a los daños en el hígado mientras que en los pollos se produce por lo general sólo a una diarrea viscosa pero sin lesiones en el hígado. La única manera de diagnosticar con seguridad la histomoniasis es postmortem. En pavos la histomoniasis causa lesiones visibles y necrosis en el hígado. Por otra parte, las aves infectadas sufren una inflamación ulcerosa grave, que se asocia con un engrosamiento característico de la mucosa.

Los animales jóvenes generalmente mueren a los pocos días después de la aparición de la enfermedad, en los adultos se observa a menudo un desarrollo crónico. El nombre de la enfermedad se debe a la aparición de manchas negras en la piel del animal, aunque esto no siempre ocurre. Por lo que el término "enfermedad de la cabeza negra" no es el nombre más apropiado para denominarla la histomoniasis. A veces, otros órganos también pueden verse afectados.