Clostridia

El género de Clostridia pertenece al grupo de los patógenos anaeróbicos, y son los agentes causantes de enfermedades como la gangrena gaseosa y el tétanos. Clostridia son bacterias en forma de varilla de la familia de Clostridiaceae, las cuales se desarrollan bajo condiciones anaeróbicas aunque pueden crecer en casa cualquier ambiente. Algunos de los ecosistemas que habitan más frecuentemente son por ejemplo el suelo y los intestinos de seres humanos y animales.
 
Clostridium perfringens es una bacteria que puede ser detectada tanto en agua, suelo y alimentos, así como en el intestino de los animales.
 
La gangrena gaseosa está asociada al grupo de bacterias Clostridium perfringens y afecta a los seres humanos produciendo exotoxinas patógenas (enterotoxinas). Estas actúan como enzimas y causan la descomposición del tejido y necrosis en el tejido muscular.

Otras consecuencias de las toxinas pueden ser enfermedades tales como la enteritis necrotizante con dolor abdominal, náuseas, diarrea y vómitos. Clostridium perfringens se considera un contaminante de alimentos, donde los mariscos y carnes poco cocinados parecen ser particularmente susceptibles. Otras clostridios como el Clostridium difficile pueden causar enfermedades intestinales igualmente graves que pueden ser fatales a veces incluso sin tratamiento.